La Fotobiomodulación (BPM): Primer tratamiento aprobado por la UE para la DMAE Seca

Tratamiento para mejorar la función visual en drusas maculares y DMAE Seca.

Gracias a este tratamiento para la DMAE seca, se ha conseguido reducir el número y tamaño de las drusas subretinianas (en un 70% de los casos). También se han obtenido mejoras en la agudeza visual de los pacientes (visión del detalle de las cosas), en la sensibilidad al contraste visual (habilidad para distinguir entre la figura y el fondo, sobre todo en condiciones de baja iluminación).

Uno de los problemas más frecuentes de la retina es la DMAE, Degeneración Macular asociada a la edad, una enfermedad ocular neurodegenerativa y hereditaria que provoca alteraciones visuales. Al igual que en muchas enfermedades crónicas que afectan a los adultos, en la DMAE existen una serie de factores genéticos, que influyen en el desarrollo de esta enfermedad ocular.

 

DMAE ¿En qué consiste esta enfermedad? (1-7)

La retina se encuentra en la parte de atrás del ojo. Transforma la luz e imágenes que entran al ojo en señales nerviosas que se envían al cerebro. La parte central de la retina, llamada mácula, hace que la visión sea más nítida y más detallada. La DMAE es causada por daño a los vasos sanguíneos que irrigan la mácula. Este cambio también daña dicha mácula. Al dañar la mácula, esta patología provoca la pérdida de la agudeza de la visión central, tan necesaria para ver los objetos con claridad y realizar actividades como leer, ver la televisión o conducir que requieren ver con gran detalle.

La DMAE es actualmente la principal causa de ceguera legal y de Baja Visión en los países desarrollados, siendo la prevalencia en la población española en torno a un 1,5% y asciende al 5,3% si se corrige por edad > 55 años.

Muchas personas mayores desarrollan degeneración macular como una parte del envejecimiento natural que padece nuestro organismo y, por tanto, también los ojos. Pero también, otras patologías que afectan a la retina, como la Miopía Magna, elevan el factor de riesgo de desarrollar esta enfermedad.

 

¿Qué tipos existen?

Según su sintomatología se pueden clasificar en:

  • DMAE Seca: cuando los vasos sanguíneos bajo la mácula se vuelven delgados y frágiles (debido al envejecimiento de los mismos), produciéndose el depósito en la mácula, de unas pequeñas partículas amarillentas llamadas drusas. Es la más frecuente y la más difícil de percibir ya que la pérdida de visión es progresiva y muy lenta hasta conducir a la pérdida de visión central.
    Es importante evaluar el tipo de atrofia y las drusas asociadas a ella para identificar el riesgo de progresión de la enfermedad.
    • Temprana: El paciente tiene drusas pequeñas o medianas. En este estadio no hay síntomas ni pérdidas de la visión.
    • Media: El paciente tiene drusas medianas o de gran tamaño. En este estadio algunas personas ven un punto borroso en el centro de su visión, como consecuencia, puede que necesiten más luz para realizar actividades cotidianas como por ejemplo leer.
    • Avanzada: Además de las drusas, los pacientes en este estadio tienen un gran deterioro de las células sensibles a la luz y del tejido de apoyo en el área central de la retina, lo que puede causar un punto borroso en el centro de su visión.
  • DMAE Húmeda: Es la forma más grave, sin embargo, ocurre solo en alrededor del 10% de las personas con degeneración macular. Se caracteriza por el inicio brusco de alteraciones en la visión por hemorragias y acúmulo de líquido en la mácula, debido al crecimiento de nuevos vasos anormales y muy frágiles bajo la misma. Estos vasos conforman lo que se conoce como Membrana Neovascular y dejan escapar sangre y líquido que terminan dañando la retina y en ocasiones la pérdida severa de la visión central.
    • Oculta: Suele provocar pérdidas de la visión de menor gravedad. Se produce por el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos debajo de la retina y pérdidas de líquido, aunque de forma menos evidente.
    • Clásica: Produce una pérdida de la visión de mayor gravedad. El crecimiento de vasos sanguíneos y la cicatrización debajo de la retina son de gran tamaño.

 

Drusas Maculares, ¿qué son? (8-10)

La mácula está compuesta por varias capas de células especializadas. Los fotoreceptores se asientan en la parte superior de la capa de células, llamada epitelio pigmentario retinal (EPR), bajo estas capas hay una delgada lámina llamada Membrana de Bruch, bajo esta membrana está la coroides, un sistema de vasos sanguíneos que proveen de oxígeno y nutrientes a la mácula. Mientras el ojo envejece, los desechos del EPR y de los tejidos circundantes se acumulan por dentro y encima de la membrana de Bruch. Esos desechos forman depósitos llamados drusas. En definitiva, son los residuos que el cuerpo no es capaz de eliminar a través de la circulación sanguínea y por tanto se almacenan en distintas partes del ojo, entre ellas la mácula.

La presencia de drusas es normalmente el primer signo de la DMAE Seca Temprana, y las drusas grandes incrementan el riesgo de desarrollar DMAE Seca Avanzada, que puede resultar en pérdida de visión.

Igualmente la acumulación de drusas puede provocar inflamación, las células inflamatorias son más tarde reclutadas por la retina y junto con el EPR liberan factores de crecimiento que causan que los vasos sanguíneos proliferen. Los nuevos vasos sanguíneos emergen y crecen dentro y a través de la debilitada membrana de Bruch. En este punto, la enfermedad progresa desde la DMAE seca a una forma más sería de la enfermedad llamada DMAE húmeda.

Ilustración de drusas maculares

 

Por todo ello, aunque es probable que las drusas no causen la DMAE, está claro que aumentan el riesgo de que se desarrolle.

 

Drusas Maculares, ¿qué síntomas producen?

La mayoría de personas no desarrollan ninguna sintomatología (por eso son tan importantes los controles periódicos), no obstante, si se presentan un gran número de drusas grandes podría ser un signo temprano de degeneración macular seca, pudiendo notar los siguientes síntomas:

  • Visión borrosa.
  • Dificultad para ver cuando se pasa de luz brillante a oscura.
  • Presencia de un punto blanco o borroso en la visión central.

 

Tratamientos existentes (10,11)

Las drusas pequeñas no necesitan tratamiento, pero sí revisarlas regularmente para asegurarse de que no se conviertan en drusas grandes.

Dado que las drusas grandes son un signo o el preámbulo de la Degeneración Macular, el oftalmólogo recomendará el tratamiento más adecuado para el paciente.

De un tiempo a esta parte se han desarrollado terapias de Fotobiomodulación (PBM) de la retina con muy buenos resultados. Este tratamiento reduce las drusas maculares, mejora la agudeza visual, la sensibilidad al contraste y la microperimetría y tras varios estudios se ha considerado seguro y eficaz (*).
Valeda Light Delivery System Se trata del primer tratamiento aprobado por la Unión Europea (*) para la DMAE Seca mediante fotobiomoluación (BPM).

 

¿En qué consiste el tratamiento?

Según nos informa el Dr. Orduna Magán (médico oftalmólogo especialista en cirugía vítreo-retiniana), la fotobiomoludación consiste en la irradiación no invasiva del tejido con radiación en el espectro cercano al infrarojo (diodo LED), concretamente con longitudes de onda de 590nm, 660nm y 850nm que se dirige a nivel de las mitocondrias de las células de la retina para controlar el estrés oxidativo y disminuir la inflamación.

El principal fotoaceptor del tratamiento es la citocromo C oxidasa que se encuentra en las mitocondrias celulares. Las mitocondrias son los orgánulos de las células que se comportan como una “central de energía” para que se pueda sintetizar ATP, el combustible de la célula; la fotobiomodulación macular (PBM) estimula y mejora esa parte del metabolismo celular que falla en los pacientes con DMAE. Por tanto, aquellas personas que padezcan DMAE en fases precoz o intermedia pueden beneficiarse de este tratamiento, que consigue:

  • Mejorar la agudeza visual.
  • Mejorar la sensibilidad al contraste.
  • Disminuir el volumen de las drusas.
  • Mejorar la microperimetría.
  • Mejorar la calidad de vida.

Este tratamiento estimula la retina con 3 tipos diferentes de diodos de luz LED cercanos al infrarrojo, en exposiciones de 4 minutos, durante 3 días seguidos y en 3 semanas consecutivas. De esa manera se pone en marcha una cascada terapéutica en la retina del paciente, generando cambios en el metabolismo celular mitocondrial. Se busca estimular el efecto fotoquímico que produce la luz al interaccionar con los tejidos.

La luz cercana al infrarrojo estimula las mitocondrias de su retina lo que genera un aumento de la energía disponible (ATP) para realizar la función visual de los fotorreceptores, inhibiendo el estrés oxidativo y la inflamación. Estas son las células encargadas de captar la luz que llega a su retina y transformarla en una señal eléctrica para que sea interpretada por el córtex cerebral. Esta es la explicación por la cual el paciente mejora su visión.

Fotobiomodulación macular. Cuadro descriptivo con los efectos de las distintas longitudes de onda aplicadas.

¿A quién va dirigido?

El Dr. Orduna nos indica que los candidatos a este tratamiento serían pacientes que:

  1. Padecen drusas maculares y cambios pigmentarios en el Epitelio pigmentario de la retina.
  2. Diagnosticados de degeneración macular asociada a la edad (DMAE) en fase seca y moderada.
  3. Notan cambios en su visión como dificultad para adaptarse a los cambios de luminosidad (adaptación a la oscuridad), dificultad en la lectura o problemas para ver ante cambios bruscos de iluminación, por ejemplo, pacientes que refieran problemas al entrar y salir de un túnel con el coche.

No obstante, será el oftalmólogo especialista el que valore si el paciente es un candidato apto para someterse al correspondiente tratamiento, teniendo en cuenta su historial y los resultados de las pruebas previas al mismo.

Para cualquier duda o ampliar información al respecto, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Share on whatsapp