Miopía Magna y Discapacidad Visual

Exploración del ojo miope y patologías más frecuentes

Exploración del ojo miope

El miope magno debe someterse a controles periódicos por el Oftalmólogo y el óptico/optometrista (evaluación médica y evaluación óptica). Es importante que haya una estrecha colaboración entre el oftalmólogo y el óptico/optometrista.

Control oftalmológico

Es muy importante dado que puede detectar precozmente algunas lesiones que pasan inadvertidas inicialmente para el paciente. El tratamiento precoz (médico o quirúrgico) de estas lesiones en unidades especializadas puede corregirlas y de este modo evitar complicaciones potencialmente serias.

El examen oftalmólogo básico es el utilizado en las revisiones de rutina que realiza periódicamente el miope magno.

El óptico-optometrista no solo revisa el estado de nuestra visión, sino que nos aconseja sobre los medios ópticos que nos pueden ayudar a mejorar nuestra visión. El examen óptico suele consistir en:

  • Examen de la agudeza visual.
  • Examen de refracción para determinar la graduación exacta de las lentes.
  • Examen oftalmológico:
    • Examen con lámpara de hendidura y biomicroscopia de las estructuras anteriores (conjuntiva, córnea, iris, cristalino).
    • Medición de la presión ocular de los dos ojos mediante el tonómetro de Goldman.
    • Examen de la retina y polo posterior del ojo mediante oftalmoscopio. Retina central y retina periférica.

Actualmente los oftalmólogos se sirven de la OCT (tomografía de coherencia optica) para el diagnóstico y seguimiento del estado de la reina.
Importancia de revisiones con el optometrista. Es importante que los profesionales nos hagan un diagnóstico, a través de exámenes oftalmológicos periódicos.

El alargamiento excesivo del globo ocular produce un estiramiento de todas sus capas, especialmente de la retina y la coroides, que quedan adelgazadas y son más propensas a presentar complicaciones. La retina (que es la capa más delicada del globo ocular) es la zona del ojo donde los estímulos luminosos se transforman en impulsos nerviosos, que serán conducidos por las vías ópticas hasta el cerebro.

Por ello, las consecuencias de estas complicaciones, si no se detectan y se tratan a tiempo, pueden tener una repercusión negativa muy importante sobre la agudeza visual.

No obstante, tener miopía magna no implica obligatoriamente tener complicaciones. Algunos miopes magnos no tendrán nunca complicaciones o bien tendrán algunas alteraciones sin repercusiones importantes. No siempre existe una relación entre el número de dioptrías y el riesgo de desarrollar algunas de las patologías asociadas. Sin embargo, la miopía alta y las patologías asociadas son la primera causa de ceguera en la población joven laboralmente activa en los países occidentales. Este dato hace que insistamos en las revisiones y en el autocuidado.

Las revisiones periódicas del miope magno por un oftalmólogo permite hacer un diagnóstico precoz de algunas de estas complicaciones y de este modo instaurar un tratamiento que evitará en muchos casos las consecuencias negativas para la visión.

Complicaciones asociadas a la miopía magna

Alteraciones retinianas

  • Atrofia corioretiniana
  • Degeneración del vítreo (moscas volantes)
  • Desprendimiento del vítreo
  • Tracción vítreo-retiniana
  • Degeneraciones de la retina periférica
  • Rotura retiniana (agujeros, desgarros)
  • Desprendimiento de retina
  • Degeneración macular (membrana neovascular o neovasculari zación coroidea)
  • Agujero macular
  • Hemorragia macular
  • Mancha de Fuchs
  • Alteraciones del disco óptico (estafiloma, etc)


Glaucoma

Cataratas

 

 

Más información: Guía para pacientes «Vivir con miopía magna«

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Share on whatsapp