Nuevo avance en el control de la miopía en niños y adolescentes

Un nuevo tratamiento con lentillas que reduce en un 59% el crecimiento de la miopía en niños y adolescentes. En el estudio realizado en niños y niñas de 8 a 15 años se presentan resultados muy buenos, tanto en el control de la miopía como en la comodidad y mejora visual. Evitar altas graduaciones (por encima de 6 dioptrías) previene la aparición de maculopatías miópicas y desprendimientos de retina.

La principal característica de esta lentilla es que tiene cuatro zonas ópticas:

Lente para el control de miopía MISight

  • 2 zonas de compensación (compensación refractiva)
  • 2 zonas de tratamiento (2.00D desenfoque miópico)
    El desenfoque miópico controla la elongación axial del ojo (y por lo tanto el crecimiento del error refractivo) al colocar el foco de la imagen de la zona de tratamiento por delante de la retina, no detrás.

Son lentillas deshechables de uso diario y se comercializan bajo el nombre de MiSight 1-Day. Este estudio realizado durante 3 años sobre 144 niños y niñas de Singapur, Canadá, Inglaterra y Portugal, ha medido la realentización del crecimiento de la miopía comparando estas lentillas con las lentes monofocales para tal objetivo, pero también han medido aspectos tan importantes como la comodidad de los niños, la confianza y tranquilidad de los padres, la autonomía de los menores al ponerselas y quitárselas y la capacidad visual de los niños haciendo actividades tanto en espacios cerrados como abiertos.

El estudio ha sido doble enmascarado, es decir, que ni los pacientes, ni los médicos sabían si usaban lentes MiSight o de control (lentes normales), ha demostrado una reducción en el crecimiento de la miopía del 59% y en la longitud axial del ojo del 53%.

Evolución del control de miopía con MiSight

Lentillas MiSight Vs Lentillas Monofocales

 El estudio parte de la importancia de frenar el crecimiento de la miopía en edades tempranas, pero también de la elongación axial del ojo. Las lentillas recientemente presentadas por Coopervisión representan dos zonas de corrección: una en el centro del ojo y otra en la zona periférica. Sobre esta zona se han centrado estudios en la última década, muy preocupados con la forma de crecer del ojo y que está en relación con la aparición de la miopía magna (más de seis dioptrías). Este crecimiento del ojo aumenta el riesgo de padecer enfermedades vitreo-retinianas en la vida adulta que pueden provocar una discapacidad visual.

Por eso, es tan importante este segundo foco en la periferia, ya que se estudia y se aplica para evitar esa elongación del ojo. Aquí radica la principal diferencia con las lentes monofocales convencionales, que al fijar solo un punto de control en el centro del ojo, no proporcionan esta ayuda preventiva.

¿Puedo estar seguro de que mi hijo usa lentillas correctamente?

Que los niños de edades tan tempranas usen lentillas es algo que todavía preocupa, por eso la mayoría de las lentillas son blandas (de fácil adaptación) y diarias. De esta forma, los requisitos de cuidados y de limpieza no son tan grandes y podemos estar seguros de que si están puestas correctamente, el resto ya no será un problema. En este sentido, las nuevas lentillas multifocales ha comprobado que en niños que nunca han usado lentillas el 90% no tuvo problemas ninguno y el resto ‘muy pocos’. A la semana de su uso, nueve de cada diez niños del estudio podía ponerse y quitarse las lentillas solo.

Esto lleva a que el grado de confianza de los padres aumente sobre el uso de las lentillas. Si antes del estudio, la ‘plena confianza’ de los padres sobre ellas era de un 48%, después de una semana de su uso esta sensación subió al 70% y culminó al año del uso hasta un 83% de los padres que tiene ‘plena confianza’ en el uso por parte de sus hijos de este método de control de la miopía infantil.

A nivel global, la satisfacción de los niños (que en el fondo son los usuarios y beneficiarios de esta nueva técnica) se puede calificar de muy satisfactoria. El 95% de ellos se consideran ‘felices’ con la comodidad que le proporciona usar lentillas, el 96% están ‘felices’ con el grado de visión que obtiene y el 90% califica de ‘feliz’ la experiencia en general. 

La miopía se convertirá en una pandemia en los próximos años               

En el año 2000 se registraron alrededor de 1.400 millones de miopes; en 2020, esta cifra aumentará hasta los 2.600 millones de miopes; y en 2050, se prevé que esta cifra llegue hasta los 5.000 millones[1]. El componente genético es importante. Un padre miope multiplica por tres la probabilidad de tener miopía y la cifra aumenta a seis si los dos progenitores son miopes. Aunque uno de los factores que los expertos consideran más relevantes es el de la exposición a las horas de luz; es decir, cuanto más tiempo pasan los niños bajo luz artificial, más fácil es que desarrollen miopía.

“El crecimiento de la miopía ha sido vertiginoso y ahora afecta a la gran mayoría de jóvenes adultos en algunos países, especialmente en el Este de Asia” subrayó Arthur Back, Chief Technology Officer de CooperVision y voz líder en el control de la miopía. “No es solo una visión borrosa, sino que también incrementa la probabilidad de desarrollar complicaciones oculares a lo largo de la vida como glaucoma, catarata, desprendimiento de retina y maculopatía miópica si no se trata”. “La intervención temprana de los padres, junto con los profesionales de la visión, es esencial para la salud y el bienestar a corto y largo plazo de sus hijos”, aseveró Back[2].

Artículos Relacionados


[1] Holden BA, Fricke TR, Wilson DA, et al. Global prevalence of myopia and high myopia and temporal trends from 2000 through 2050. Ophthalmology. 2016;123(5):1036-1042.

[2] Flitcroft DI. The complex interactions of retinal, optical and environmental factors in myopia aetiology. Prog Retin Eye Res. 2012;31(6):622-660.

Síguenos en

Para cualquier información sobre AMIRES y la Miopía Magna puede ponerse en contacto con nosotros en:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  Trabajadora social: 91 330 39 45 -   Presidencia: 675 448 588
  Hospital Clínico San Carlos - Puerta A - Despacho 3 - C/Profesor Marín Lagos s/n - 28040 Madrid