Este verano, no le quites ojo a tu salud

Llega el buen tiempo y tengamos o no vacaciones, cambiamos nuestras costumbres. entre otras, pasamos más tiempo al aire libre, paseando, haciendo ejercicio o tomando algo en las terrazas de los establecimientos. En todo momento tenemos que tener presente que nuestra visión es tan sensible o más a la exposición al sol que la piel. De hecho, un estudio del pasado año del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas de España afirma que los problemas relacionados a la salud visual aumentan hasta en un 25% en los meses de verano, pudiendo complicarse hasta tener afecciones realmente graves.

Por este motivo, desde AMIRES queremos aconsejarte para que siguiendo unas pocas recomendaciones estés seguro y segura de que tu vista no se verá afectada. Disfruta de la montaña, la playa o el turismo urbano siempre con seguridad. 

  • No solo la piel tiene memoria. Los ojos también van acumulando vivencias y si los expones demasiado a los rayos UV puedes provocarles daños acumulativos y permanentes. Recuerda: No mires nunca directamente al sol. 

  • El agua, un enemigo. Recuerda que el agua de ríos, de las piscinas o del mar reflejan un porcentaje muy alto de la radiación solar, por lo que deberás tener cuidado. 

  • El sol en las alturas. Si tus vacaciones o el ocio de fin de semana se desarrolla en montañas altas, debes tener en cuenta que cada 1.000 metros de subida, aumenta más de un 10% la radiación. ¡No te dejes las gafas de sol en tu ascenso! 

  • Amaneceres y atardeceres, bonitos pero peligrosos. Aunque idílicos y muy agradecidos en las fotografías, son los momentos del día en el que los rayos UV inciden más. Así que cuidado. 

  • No te fíes de los días nublados. En verano, y en cualquier época del año, las nubes hacen que los rayos solares se dispersen. Esto hace pensar a muchos que al ser más difusa, la radiación es menos fuerte, pero esto no es cierto. No te fíes de las nubes y protégete igual. 

  • Gafas de sol, no todas valen. A la hora de comprar una gafa asegurate de que el cristal cumpla con la normativa europea de calidad (CE). Lo barato, a veces, sale caro. 

  • Filtros en los cristales. Cuando vamos a comprar unas gafas nos fijamos en el color del cristal (negro, marrón, verde, efecto espejo..), en si es total o degradado y en el grado de oscuridad. Esto tiene mucho que ver con el filtro que lleva (de 0 a 4) y con la protección. Tenlo en cuanta dependen de dónde vayas a usarlas y cuando. 

  • Ejercicio al aire libre. Siguiendo con el consejo previo, si las gafas de sol las vas a usar para hacer ejercicio al aire libre, algo muy común en los meses de verano, tienes que saber que los filtros en gafas de sol más adecuados son 2, 3 y 4. No obstante para una exposición prolongada al sol, se recomiendan cristales con filtro ultravioleta de 400 nanómetros, detiene el cien por cien de los rayos UV, no siendo necesarios los cristales polarizados. 

  • Gorras, viseras y sombreros de ala ancha. Además de estar de moda, no te olvides de que la sombra que proyectan sobre tus ojos te protegen. Combinalos con gafas de sol. 

  • Tabletas, smartphone y portátiles. Como en el reto del año, no te olvides que abusar de las pantallas que emiten luz azul provoca enrojecimiento y cansancio del ojo, al reflejar toda la luz en la retina.

Síguenos en

Para cualquier información sobre AMIRES y la Miopía Magna puede ponerse en contacto con nosotros en:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  Trabajadora social: 91 330 39 45 -   Presidencia: 675 448 588
  Hospital Clínico San Carlos - Puerta A - Despacho 3 - C/Profesor Marín Lagos s/n - 28040 Madrid