Lente de Contacto Esclerales: INDICACIONES (parte II)

En el artículo anterior estuvimos repasando la importancia y el desarrollo que están adquiriendo las lentes de contacto Esclerales, dando una breve explicación de su geometría y de sus características ópticas, pero ¿cómo nos pueden ayudar para proporcionar una mejor visión?

 

La respuesta es muy simple, su material rígido permeable al gas nos proporciona una nueva superficie óptica libre de irregularidades para enfocar en retina una imagen de alta calidad. Es decir, la lente junto con la lágrima post-lente forma una única unidad óptica que proporciona una imagen en retina totalmente nítida y regulada por el profesional que adapta la lente.

lente escleral sobre un ojo

Hasta ahora las lentes rígidas permeables eran de difícil tolerancia por la sensación de cuerpo extraño constante, pero debido a que la lente Escleral aboveda totalmente la córnea, sin tocarla, y su apoyo es en esclera (una zona ocular mucho menos inervada, además el apoyo escleral evita el desplazamiento y fricción de la lente con las estructuras oculares), la comodidad es mucho mayor y posibilita la adaptación de cualquier persona con cualquier anomalía visual. Foto de adaptación de la lente a la córnea

Hasta hace poco eran lentes indicadas en pacientes con enfermedades de la superficie ocular que, debido a la mala visión consecuente, no estaba indicado el uso de gafas o lentes de contacto blandas convencionales, tales como:

  • Ectasias corneales: enfermedades de la córnea donde la forma original se va perdiendo generando la enfermedad formas irregulares que no permiten una correcta visión. Queratocono, Degeneración marginal pelúcida, etc.
  • Tras cirugía refractiva: cuando existe una graduación residual o la cirugía no ha ido correctamente, la superficie ha quedado irregular o la propia cirugía siempre hace que la córnea no tenga una forma que permita el uso de una lente blanda.
  • Trasplantes de córnea: tras un traumatismo, úlceras por herpes, degeneraciones corneales, úlceras cicatrizadas, etc. Después de los mismos la córnea queda con forma irregular no pudiéndose obtener buena visión con gafas.
  • Cirugía ocular que haya proporcionado una mala superficie o una superficie irregular.
  • Enfermedad de Ojo Seco severa: el paciente necesita una constante lubricación de la superficie ocular, por lo que al estar expuesta al ambiente la córnea sufre erosiones, úlceras, mala calidad visual, sensación constante de cuerpo extraño e incluso dolor. Es necesario preservar la córnea y ponerla en un ambiente de alta humedad y protegida como hacen este tipo de lentes.
  • Cualquier deformidad corneal que nos de una superficie anómala y como consecuencia una mala imagen visual no corregible con gafas.

Queratocono

Pero hoy en día se aconsejan a cualquier paciente con cualquier defecto visual que necesite compensación óptica y que quiera obtener la mejor imagen posible para mejorar su visión y comodidad.

¿Por qué es interesante este tipo de lentes en Miopía Magna?

La miopía magna hace que la calidad visual sea muy baja, que los medios compensadores como gafas, ayudas de baja visión e incluso lentes de contacto blandas no tengan una calidad óptica suficiente para aprovechar al máximo el resto visual que demanda la persona afectada por esta enfermedad.

Una lente escleral mejorará en un miope magno su resto visual, el tamaño de los objetos en retina será mayor que con gafas, la imagen estará libre de aberraciones (distorsiones) y además será más segura que una lente blanda que incluso no llega a la calidad óptica de una lente escleral o rígida permeable al gas.

Estas lentes combinadas con ayudas para visión próxima, nuevas tecnologías, filtros de corte selectivo que palíen deslumbramientos y mejoren el contraste hará que obtenga el mayor rendimiento posible al resto visual.

¿Cuáles son los inconvenientes de este tipo de lentes?

Debido a la poca oferta de laboratorios fabricantes, de la alta especialización que requieren por parte del profesional y los pocos profesionales hoy en día cualificados en su adaptación hace que el coste de las lentes sea relativamente elevado.

El tiempo hasta que el profesional consigue la mejor lente es variable en base a la experiencia y a la dificultad del caso, además el manejo de las mismas no es sencillo y requiere de entrenamiento y guía por parte del profesional.

Para evitar cualquier tipo de inconveniente, efectos adversos o un sobrecoste es importante que el paciente se informe correctamente de los pros y contras para su caso y de ser remitido a un profesional cualificado para su caso con la titulación de Optometrista especializado en contactología clínica y en colaboración directa con un Oftalmólogo para indicaciones de seguimiento de la patología subyacente a tratar.

Fernando Sánchez
Máster Optometría e Investigación Clínica
Profesor de Baja Visión y Lentes de Contacto
SEEBV: http://www.seebv.com/SEEBV-Sociedad-Espanola-Especialistas-Baja-Vision-especialistas
LinkedIn: https://www.linkedin.com/profile/public-profile-settings?trk=prof-0-ovw-public_profile-secondary 

Síguenos en

Para cualquier información sobre AMIRES y la Miopía Magna puede ponerse en contacto con nosotros en:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  Trabajadora social: 91 330 39 45 -   Presidencia: 675 448 588
  Hospital Clínico San Carlos - Puerta A - Despacho 3 - C/Profesor Marín Lagos s/n - 28040 Madrid