La realidad de los complementos nutricionales

Complementos nutricionales para frenar la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), en su forma seca, es lo que ofrecen farmacéuticas y algunos especialistas. Para algunos beneficiosas aunque no está demostrado de forma evidente. ¿Efectivas o simple placebo?

Un paciente ante una enfermedad siempre quiere soluciones. La frustración, el temor y peor aún, el desconocimiento, pueden causar una terrible sensación de incomprensión y desamparo, algo a lo que pueden amarrarse con fuerza las farmacéuticas para conseguir una aparente solución. Ellos obtienen beneficios económicos; los pacientes, una tranquilidad algo engañosa. Este es el caso de la degeneración macular asociada a la edad, una de las causas más importantes de perdida de visión. 

Esta enfermedad consiste en una alteración física de la parte central de la retina, que recibe el nombre de mácula, la parte del ojo responsable de la visión más aguda, que es la que utilizamos para leer, conducir y realizar otras actividades que requieren una visión nítida y clara. Todas las enfermedades que alteran la función de la mácula producen una importante merma en la capacidad visual del ojo.

¿Qué podemos hacer ante esta enfermedad?
Realmente en la actualidad no existe un tratamiento efectivo aunque, según diversos estudios, el uso de ciertos complementos nutricionales como antioxidantes, algunos minerales y pigmentos, tomados a diario durante años, pueden retrasar la progresión a formas más graves de la enfermedad que tienen un peor tratamiento y pronóstico visual.

 En el 94% de los casos con la ingesta de estos complementos nutricionales no estamos haciendo nada beneficioso. Por lo tanto, no hay un tratamiento disponible que este apoyado por la medicina. Además, tomar a diario estos complementos nutricionales que ofertan las farmacéuticas no están exentos de riesgos aunque en un principio pueda pensarse que es algo inocuo.

conflicto de interesesConflicto de intereses
Ante esta situación las farmacéuticas tienen clara su postura: ofertar estos productos. Su objetivo es ganar dinero, al fin y al cabo son empresas. Mientras, los pacientes depositan su dinero y, lo que es peor, su total confianza en estos productos, que como legalmente no se consideran medicamentos, no les exige la normativa actual que se haya demostrado su eficacia. Aquí está el hueco legal.

El papel de las asociaciones de pacientes
Nadie quiere estar ante esta situación. Es complicado y a la vez muy duro para asociaciones y pacientes tener que relatar con total franqueza cual es la realidad actual de esta enfermedad pero ésta es nuestra tarea: orientar sin engañar. Desmitificar sin hacer daño.

Y es que la ilusión, la esperanza, el ‘y si esto funciona’ puede hacer mucho daño a pacientes y familiares si realmente no están informados debidamente. La información da poder. Luego, siempre con nuestro apoyo y total respaldo, cada uno, bien informado, que tome la decisión que considere mejor. Aquí estamos para apoyarnos entre todos.

Paola Ortega

 

Síguenos en

Para cualquier información sobre AMIRES y la Miopía Magna puede ponerse en contacto con nosotros en:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  Trabajadora social: 91 330 39 45 -   Presidencia: 675 448 588
  Hospital Clínico San Carlos - Puerta A - Despacho 3 - C/Profesor Marín Lagos s/n - 28040 Madrid