"Controla tu miopía" - Día Mundial de la Visión

El pasado 13 de octubre, Día Mundial de la Visión, AMIRES realizó, con el apoyo de Doctor Lens, una mesa redonda bajo el título “La epidemia de la miopía” y el hashtag #ControlaTuMiopía.

El encuentro, que reunió a algunos de los expertos en oftalmología y optometría más considerados del país, contó también con la presencia de diferentes medios de comunicación con el propósito de que el mensaje calara en la sociedad, como parece que ha sido, gracias también al video sobre la miopía que hemos difundido, entre otras acciones.

La idea central de la ponencia no era otra que concienciar a la población del avance parece que imparable de la miopía y, en general, de los números tan alarmantes que se manejan en torno a ella, en España y en todo el mundo desarrollado. Algunos datos:

  • Casi el 50% de los jóvenes de nuestro país de entre 21 y 30 años es miope.
  • Cerca de 1 millón de personas padecen miopía magna (1 de cada 10 miopes), una de las principales causas de baja visión y la primera de afiliación a la ONCE.
  • Asia es el peor escenario: Singapur ostenta la mayor tasa de miopía infantil, con un 47,7%.

El foco, una vez más, se puso en la prevención y en la importancia de un diagnóstico temprano, para evitar que una miopía infantil degenere con el tiempo en una miopía magna (6 o más dioptrías), patología que conlleva una grave discapacidad visual y en algunos casos, incluso, la ceguera. También en la necesidad de que la Administración tome conciencia de este problema de salud pública y de poner en marcha un plan de prevención con carácter urgente.

Jorge Torres, oftalmólogo pediátrico y estrabólogo y secretario general de la Sociedad Española de Estrabismo y Oftalmología Pediátrica, comenzó su intervención recordando que “la miopía es una enfermedad y no una condición. Se debe a un crecimiento excesivo del ojo, lo que causa no solo un defecto de refracción, sino también deficiencias en la retina. Precisamente por ello, la miopía magna es la primera causa de afiliación a la ONCE».


“Además del factor genético, existen otros detonantes de la miopía”, continuó Andrés Martínez Vargas, presidente de la Sociedad Española de Optometría, exsecretario del Colegio Nacional de Ópticos y Optometristas y profesor de la facultad de Óptica y Optometría de la Universidad Complutense de Madrid. “Estos son el ambiental (poco tiempo al aire libre: la falta de luz solar inhibe la dopamina, encargada de frenar el crecimiento del ojo) y el actual estilo de vida (excesivo trabajo de cerca, con el uso de smartphones, tablets y ordenadores). El mayor problema vendrá cuando el estilo de vida pase a formar parte de la genética”, alertó.

Las complicaciones de la miopía se presentan relativamente tarde, en la mayoría de los casos pasados los 50 años de edad, si bien la base de esas complicaciones se cimienta en la niñez, entre los 7 y los 17 años, cuando más se desarrolla. Después es imposible disminuirla, porque el globo ocular ya no vuelve a su tamaño normal.

Entre los métodos con que contamos actualmente para controlar la miopía, Gonzalo Carracedo, profesor de la Facultad de Óptica y Optometría UCM, miembro de OftaREd y representante nacional de EurOK (Academia Europea de Ortoqueratología y Control de la Miopía), citó, por este orden: la ortoqueratología (“tratamiento no farmacológico que consiste en unas lentes de uso nocturno”), la atropina (“en bajas concentraciones, de 0,01%: la de 1% es muy eficaz, pero se ha comprobado que tiene efectos secundarios), las lentillas multifocales y, por último, las gafas progresivas.

El doctor Dimitry Mirsayafov, por su parte, fundador y director de Doctor Lens, las clínicas especializadas en ortoqueratología y control de la miopía, y miembro de la junta directiva de EurOK, habló de la experiencia en Rusia, donde ya hay 25.000 pacientes tratados con orto-k y la Asociación de Oftalmología la incluyó como tratamiento infantil. “Es un método que ralentiza la progresión de la miopía en un 50% de los casos y, sin duda, el más cómodo para niños y adolescentes”, defendió, ya que de día pueden hacer cualquier tipo de actividad.

Por último, Javier García, presidente de Amires, se centró en los costes ligados a la miopía. “En cualquier país desarrollado, la miopía genera una carga económica y social muy importante, tanto a la persona que lo sufre, afectando a su autonomía y calidad de vida e incluso poniendo en riesgo su puesto de trabajo, como a la totalidad del Estado”, explicó.

El coste económico en métodos de corrección para los miopes moderados se cifra en torno a los 300 euros por persona al año, lo que supone un gasto de 3.500.000.000 en todo el país. En el caso de personas que ya tienen una discapacidad visual, los números se multiplican. La estimación es de 11.000 euros al año por persona y de más de 12.000.000.000 de euros en total.

 “Estos datos son especialmente preocupantes para nosotros —aseguró Javier García—, por eso entre nuestros objetivos a corto plazo está el desarrollo de campañas de salud visual en la infancia dirigida a los padres y madres con niños en edad escolar. Sería un éxito comprobar que dentro de unos años la población de miopes magnos ha disminuido».

Que observen el comportamiento de sus hijos, por si presenta algún síntoma raro, como acercarse mucho a los libros o al televisor, y llevarlos a que les revisen la vista de forma completa de los 4 a los 6 años. Esos son los consejos que, para terminar el encuentro, el oftalmólogo pediátrico Jorge Torres quiso hacer llegar a los padres.

 No lo olvides: Controla tu miopía.

 Fotografías: Marcela Fonseca / © Doctor Lens

Síguenos en

Para cualquier información sobre AMIRES y la Miopía Magna puede ponerse en contacto con nosotros en:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  Trabajadora social: 91 330 39 45 -   Presidencia: 675 448 588
  Hospital Clínico San Carlos - Puerta A - Despacho 3 - C/Profesor Marín Lagos s/n - 28040 Madrid